Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» LoE Codes
Jue Feb 16, 2017 7:19 pm por Shiki Kuwabara

» Busqueda
Mar Feb 14, 2017 5:22 pm por Shiki Kuwabara

» 707 <3
Mar Feb 07, 2017 10:53 pm por Shiki Kuwabara

» Dancing under the cherry blossoms
Miér Ene 25, 2017 10:25 pm por Shiki Kuwabara

» Feat. Shero
Mar Ene 17, 2017 9:07 pm por Shiki Kuwabara

» Raziel y N
Jue Dic 22, 2016 10:45 pm por Shiki Kuwabara

» Pinguino & N
Sáb Dic 10, 2016 8:09 pm por Shiki Kuwabara

» Capturas de N
Miér Dic 07, 2016 5:28 pm por Shiki Kuwabara

» Laforêt
Mar Dic 06, 2016 11:53 am por Shiki Kuwabara

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 10 el Vie Abr 11, 2014 7:25 pm.
Afiliados
Hermanos

Normales
  • Elite
  • Chronicles of Doomsday

    Pinguino & N

    Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

    Pinguino & N

    Mensaje  Shiki Kuwabara el Sáb Dic 10, 2016 8:09 pm

    El clima en aquel lugar era muy hostil para cualquiera que no estuviera acostumbrado y N se incluía entre aquellos desafortunados. Prefería ahorrarle a sus compañeros el tener que soportar el repentino cambio de clima, así que por el momento ninguno le acompañaba. El aire soplaba y le calaba hasta la médula aún a través del suéter y la camisa que siempre usaba, parecía que esa noche iba a nevar o al menos esa esa su mejor estimación. Necesitaba llegar a la ciudad para tomar algo caliente y conseguir un poco de ropa más adecuada para el clima, así que luchaba contra la nieve del camino para poder avanzar más rápido.

    Con cada paso que daba podía ver fácilmente su aliento en el aire lo que le daba una idea de que tan frío estaba por lo denso que se veía, no era una buena idea permanecer fuera con poca ropa, mucho menos si era de noche, con suerte lo mejor que te llevarías sería un resfrío.

    Cuando llegó a la ciudad pudo notar como el ambiente no era del todo... agradable, no por el lugar en si, pero por sus habitantes. El peliverde podía ver fácilmente que la gran mayoría estaban estresados y hacía que la ciudad tuviera un tono lúgubre y poco acogedor. Lo primero que hizo al llegar fue ir a alguna posada para tomar algo caliente y conseguir ropa más adecuada para el clima. Aprovechó el momento para conversar con la encargada mientras se tomaba una tasa de chocolate caliente y enterarse de porqué el ambiente de la ciudad parecía ser un tanto hostil ― Oh... Con que lo notaste, jaja... Pues últimamente hemos tenido una especie de enjambre de sismos. Día y noche. Nadie sabe porqué y muchas personas no pueden dormir por esto y bueno, eso causa un poco de mal humor en algunas personas, incluso he tenido problemas aquí ― Dijo la señora de unos 30 años, que amablemente le había ofrecido ropa y una bebida caliente. Justo luego de eso un "terremoto" sacudió los cimientos del lugar.

    Cuando volvió a salir aún no era ni medio día, ahora llevaba una chaqueta blanca gruesa y una bufanda violeta, así que el frió ya no era mucho problema para el. Lo primero que llamó su atención fue un grupo de personas, todos parecía molestos y habían empezado a alzar la voz, urgiendo al joven entrenador a ir hacia allá. Cuando llegó lo suficientemente cerca para entender lo que decían escuchó la voz de un joven que estaba intentando de calmar a los habitantes y se quedó entre las personas viendo lo que pasaba.

    El joven parecía ser un agente policial y había prometido solucionar el problema, así que todos se dispersaron, pero por un momento sintió curiosidad de lo que haría. No parecía muy seguro y a simple vista podría decir que era un novato, además parecía estarse congelando. Terminó acercándose a el por mera curiosidad, pero antes de que siquiera pudiera saludar las palabras que le dirigió el peliazul le sorprendieron un poco. Después de eso no le quedaba duda de que necesitaba ayuda, y no pudo evitar enternecerse un poco y mostrar una sonrisa cálida ― Supongo que puedo hacer eso ― Contestó aunque era consiente de que probablemente el desconocido lo había dicho sin pensarlo mucho. La verdad le preocupaba un poco la poca ropa que llevaba encima, así que se quitó la bufanda para ponérsela alrededor del cuello ― Puedes llamarme N... Soy un entrenador... Puedo ayudarte si así lo deseas... ¿Pero tienes alguna idea? ― Se presentó amigablemente. El mismo tenía algunas ideas de como encontrar la fuente del problema, pero quería oír la opinión del chico.
    Mensajes : 136
    Fecha de inscripción : 21/02/2012

    Ver perfil de usuario http://design-k.roleaddict.com
    Shiki Kuwabara
  • Admin
  • Volver arriba Ir abajo

    Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

    - Temas similares

     
    Permisos de este foro:
    No puedes responder a temas en este foro.